Proyecto Educativo

Interior del CRA

Niños en actividades de aprendizaje.

 

PROYECTO EDUCATIVO COLEGIO RAIMAPU

Agradecimientos

Agradecemos a todos los integrantes de nuestra comunidad educativa que participaron activamente en cada una de las etapas de trabajo para la reformulación de nuestro Proyecto Educativo.

Sin sus valiosos aportes, este texto no habría sido posible.

 

¿Qué es y para qué sirve un Proyecto Educativo Institucional?

El Proyecto Educativo Institucional es un instrumento orientador de la gestión institucional, que contiene, en forma explícita principios y objetivos de orden filosófico, político y técnico que permiten programar la acción educativa otorgándole carácter, sentido e integración.
Tiene como finalidad el mejoramiento progresivo de los procesos de aprendizaje. En este sentido parte de un conocimiento cabal de la realidad institucional y de una  perspectiva de cambio, tomando en consideración las demandas de su entorno y contando con la visión adecuada de futuro, proyecta una estrategia de cambio(1) .


Nuestro Origen


El sistema educacional chileno vivió, en la década de los ochenta, un profundo cambio debido a la decisión de la dictadura de descentralizar la educación.

En la práctica,  esto se tradujo en transformaciones como las siguientes: la administración de los establecimientos educacionales se traspasó desde el estado central a los municipios, se realizaron cambios fundamentales en el currículum escolar y se produjo un fuerte cambio en el status de la formación de los profesores. Entre las consecuencias principales podemos mencionar la introducción del lucro como principio regulador del sistema, la desvalorización de la profesión docente y la restricción de la participación de la comunidad educativa en la  gestión de los establecimientos.
Estas transformaciones, han marcado el desarrollo de la educación en Chile en las décadas siguientes de manera determinante, muchas de ellas aún son materia de controversia y  mantienen a la comunidad, tanto la que participa directa como indirectamente de la educación, preocupada por su futuro ante el deterioro general de la calidad y sentido de la educación.
En ese contexto histórico, un grupo de  profesores y apoderados que pertenecían a un establecimiento educacional y a partir de la necesidad de contar con un mejor espacio laboral y para que sus hijos e hijas recibieran otra educación,  toman la decisión  de formar un colegio. Uno de características muy distintas a las hegemónicas de ese instante, tanto en lo administrativo como en lo pedagógico.
Es así como nace el Colegio Raimapu, como un colegio particular pagado de propiedad comunitaria,  sin fines de lucro(2) , para ofrecer a niños, niñas y jóvenes un espacio democrático para crecer y desarrollarse. Un colegio donde pudieran aprender las distintas disciplinas escolares, pero más importante incluso que eso, que aprendieran a  tener opinión, a cultivar valores de respeto, solidaridad y, sobre todo, a participar en la construcción de una sociedad más justa para todos.

Desde el comienzo de su tarea, el colegio  trató de imprimir en su gestión un  sello que le distinguiera de otros establecimientos educacionales,  en cuanto a  la participación de la comunidad escolar. Para eso promovió la generación de  espacios para que los padres y apoderados, los trabajadores del colegio y los estudiantes pudieran tener un rol activo  tanto en las actividades que se pudieran realizar, como también en la toma de decisiones de las políticas internas del establecimiento.

Nuestro colegio al momento de su fundación en el año 1982 tenía  120 estudiantes y  10 cursos. El cuerpo de profesores lo constituían 14 docentes, de los cuales solo una profesora aún permanece en el colegio. En 1987 se establece la modalidad de Dirección Colegiada(3) , la cual se formaliza el año 2000.

El año 1991 egresan del colegio los estudiantes del primer 4º Medio, sumando hasta el 2012 veintiún generaciones de egresados, que se han desarrollado en diferentes profesiones y oficios y que han destacado por su participación en diferentes áreas.
En el año 2000 el colegio toma la opción de incorporarse al sistema particular subvencionado, lo que implicó un nuevo período en la vida del colegio y que tuvo consecuencias en varios aspectos del desarrollo de las actividades (Crisis económica, retiro de número importante de familias, nuevo plan de desarrollo).

Hoy, la comunidad del Colegio está compuesta por un número cercano a las 550 familias, dos cursos por nivel hasta tercer año de enseñanza media y un solo cuarto medio, lo que hace un número de 740 estudiantes.
En estos años hemos visto como el colegio ha aumentado su infraestructura: construcción de nuevas salas, compra de terrenos, edificación  de nuevo edificio y  biblioteca. Actualmente la planta total de trabajadores suma  90  personas.

El desarrollo del colegio no sólo ha sido en el ámbito material, también ha ido madurando y fortaleciendo el desarrollo de su propuesta educativa, a través de las diversas experiencias que ha realizado tanto al interior del colegio como en el intercambio con otros.
Asimismo, un tercer ámbito de desarrollo ha sido el comunitario. En los últimos años se ha ido consolidando la emergencia de un colectivo cada vez más diverso de actores que promueven espacios de reflexión y acción en campos como la sostenibilidad, interculturalidad, memoria, pensamiento crítico, solidaridad, encuentro comunitario, creatividad y derecho a la expresión, a partir de intereses propios que dialogan unos con otros dando forma a la identidad Raimapu.
De hecho, una de las características de la vida del establecimiento es su intensa actividad comunitaria, que incluye un amplio abanico de actividades formales e informales, algunas de ellas generadas por los profesores del establecimiento y otras gestionadas por los integrantes de la comunidad: Campamentos e Intercambio, Día de los Padres, Encontrarte, Trabajos Voluntarios, Feria Charquicán, entre otros.

De manera similar a  los años de la fundación del Colegio, en esta última década se han vivido nuevamente procesos complejos relacionados con la educación en el país. A partir del año 2006, con las demandas estudiantiles de “la revolución pingüina”, se ha venido cuestionando crecientemente el modelo educativo a través de la acción de los estudiantes y de la sociedad en general de las que el colegio ha sido un actor más. Significativa fue la Toma del año 2011 que se prolongó durante 5 meses y generó diversos movimientos, diálogos y cuestionamientos al interior de nuestra comunidad. A partir de este proceso se recoge en el Consejo Escolar la inquietud de la comunidad por reformular nuestro proyecto educativo.


EL COLEGIO QUE SOMOS (Misión):

Somos una comunidad educativa que entiende la educación como un derecho. Nos definimos como un colegio de carácter laico e inclusivo, que forma a niños, niñas y jóvenes desde el nivel de pre-kinder a Cuarto año de Educación Media, en modalidad Científico –Humanista.
De esta manera, promovemos su formación en las diferentes disciplinas definidas en el currículum escolar nacional; como también promovemos una formación valórica integral, para que se desarrollen como personas que respeten la diversidad y la justicia; promuevan  la armonía con su entorno y el medio ambiente; que  conozcan y valoren a los pueblos y culturas originarios y su legado;  que sean autónomos, solidarios, democráticos y capaces de expresarse libremente a través de diferentes lenguajes; que valoren las diferentes expresiones artísticas y culturales; que busquen y trabajen para alcanzar la libertad, la justicia social, la igualdad, una conciencia y una práctica ecológica y el respeto por las distintas formas de pensar.

Somos una  comunidad que valora la diversidad cultural, religiosa, sexual, intelectual, física, ideológica, la expresión personal y la opinión de todos sus miembros, que valora y promueve la participación organizada y responsable de sus diferentes actores.


CÓMO NOS PROYECTAMOS  (Visión)

En estos treinta años de existencia, nuestro colegio ha consolidado su proyecto educativo en muchos de sus aspectos centrales, tales como los que a continuación se explicitan.
Nos proponemos que nuestros estudiantes durante su formación escolar y finalmente una vez egresados de ella, se puedan desarrollar de manera óptima en los distintos ámbitos del conocimiento, conforme sea su interés y su elección. Específicamente, respecto de su formación como personas, nos proponemos por un lado, aportar al desarrollo de personas íntegras, potenciando sus habilidades, intereses, capacidades o talentos para que tengan la oportunidad de construir proyectos de vida que les permitan vivir en plenitud, equilibrio y felicidad. Por otro, conscientes de la diversidad de expresiones y estilos de vida en el mundo contemporáneo, nos interesa fomentar el desarrollo de la responsabilidad personal y social frente a la adopción de un proyecto de vida.
A su vez y respecto a la dimensión social de la formación humana, nos interesa contribuir en la constitución de personas  capaces de transformarse en sujetos reflexivos, críticos, activos,  y comprometidos con la necesidad de construir una sociedad más justa, igualitaria y ecológicamente consciente.

Para ello, nos proponemos potenciar y evaluar permanentemente el desarrollo de nuestra comunidad educativa a través del fortalecimiento de cada uno de sus estamentos; de las diversas formas de organización  que éstos puedan asumir; de la facilitación y promoción de las instancias de diálogo y colaboración sistemática entre ellos;  así como la responsabilidad con su entorno mediato e inmediato.

QUÉ QUEREMOS LOGRAR:

Para desarrollar la tarea educativa del Colegio Raimapu establecemos nuestros propósitos en las distintas dimensiones en las que se desarrolla  la vida de un establecimiento educacional.

1.- Dimensión Pedagógico Curricular:

Nos proponemos:
Potenciar y apoyar, a través de distintos medios y considerando los tiempos reales, el trabajo, la sistematización, la investigación y la capacitación de los docentes para la innovación pedagógica que permita la implementación de las estrategias  necesarias para que cada uno de nuestros estudiantes se desarrolle armónicamente en todos los ámbitos: social, cultural, emocional y corporal, cognitivo, artístico y deportivo, respetando sus intereses, capacidades, ritmos y estilos de aprendizaje. Asimismo, nos interesa valorar, potenciar y apoyar la participación de los estamentos de la comunidad educativa en la innovación pedagógica.
Diseñar, desde el inicio de la vida escolar hasta el egreso de los estudiantes, las estrategias y metodologías que apunten al desarrollo de la creatividad, la autonomía, el pensamiento crítico responsable y reflexivo, la autodisciplina y las competencias que favorezcan el  aprendizaje a lo largo de la vida.  
Generar programas formativos vinculados a la sustentabilidad y el cuidado del entorno social, cultural y natural, así como el cuidado de sí mismos.
Promover el respeto a la diversidad en todas las expresiones del pensamiento democrático y el fortalecimiento de una sociedad justa, solidaria y tolerante.

2.- Dimensión Organizativa- Operacional:

Nos proponemos:
Desarrollar un modelo de gestión que permita a cada uno de los integrantes de la comunidad asumir sus derechos y responsabilidades, definiendo y guiando los roles de cada uno  en función del desarrollo colectivo.
 Alcanzar una organización y estructura de funcionamiento adecuadas a las necesidades del colegio.
Ser una comunidad educativa que asume mecanismos participativos de diagnóstico, planeamiento y evaluación continua de todos sus estamentos.
Promover la organización, representación y articulación de los distintos estamentos de la comunidad escolar.
 Optimizar las interrelaciones entre los estamentos a través de canales de comunicación formales, fluidos, sistemáticos y oportunos con el fin de crear  espacios de diálogo, colaboración y logro de metas comunes.
Definir e implementar una política de perfeccionamiento y actualización para asistentes de la educación, profesores y directivos.
Posibilitar espacios de autoformación para cada uno de los estamentos, desde sus propios intereses, con la finalidad de fortalecer sus capacidades para aportar al desarrollo del proyecto educativo.
Mejorar la infraestructura y el equipamiento, de manera equilibrada, articulando las necesidades de crecimiento de los diferentes estamentos con los objetivos pedagógicos del colegio, velando por el fortalecimiento de su identidad y sentido de comunidad.
Fortalecer al Consejo Escolar como un organismo representativo de la diversidad de miradas y opiniones que existan en la comunidad educativa. Tendrá carácter consultivo según lo señala su definición, no obstante tendrá carácter resolutivo en aquellas temáticas que el sostenedor lo faculte.

3.- Dimensión Convivencial:

Nos proponemos:
Valorar y vivenciar el concepto de lo colectivo e intergeneracional desde la participación de los actores que forman esta comunidad, como elemento que otorga identidad a nuestro colegio.
Ser una comunidad integrada que potencie la participación activa para fortalecer el vínculo entre los actores de la comunidad

Crear y mantener espacios de colaboración  con sentido de pertenencia comunitaria.
Fortalecer al Consejo Escolar como el espacio de comunicación y de diálogo que integre las distintas opiniones de los actores de la comunidad como instancia de construcción colectiva.
Intencionar el respeto por la diversidad sexual, de opinión, de credo e ideas políticas.
Desarrollar y aplicar estrategias de resolución pacífica de conflictos.
Promover el respeto y cuidado de espacios públicos y comunes.

4.- Dimensión Comunitaria:

Nos proponemos:
Abrir los espacios de comunicación e intercambio con el entorno a nivel local, regional, nacional e internacional vinculando la vida escolar con la contingencia para aportar a la formación de nuestra comunidad educativa
Contar con programas y estrategias sistemáticas de vinculación con el entorno, procurando ser un actor que aporte al desarrollo comunitario, promoviendo el diálogo de saberes y la  acción.
Potenciar la generación de redes con otros actores del mundo educativo, social, cultural y comunitario para promover la participación de éstos en las actividades de nuestra comunidad

LOS INTEGRANTES DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA QUE QUEREMOS      (Perfiles de actores)

SE BUSCA QUE EL ESTUDIANTE DEL COLEGIO RAIMAPU:

Desarrolle sus potencialidades tanto en lo académico, lo artístico, lo deportivo, como en lo social y emocional.
Cuente con un sistema de valores en que destaquen la sana convivencia, la solidaridad, el respeto, la empatía, el afecto y la confianza en las personas;  que tenga presente el sentido de autocrítica y superación para ser responsable de sí mismo y de su compromiso con otros, permitiéndole modelar y desarrollar su propio pensamiento.
Desarrolle un  pensamiento reflexivo, crítico y propositivo con una base informada, para fundamentar sus opiniones y formas de actuar, y así ser un aporte al medio social que lo circunda.
Se interese, participe y promueva la construcción de una sociedad democrática, con respeto por la paz, la verdad, la justicia, la diversidad étnica, sexual, religiosa e ideológica y los derechos humanos universales.
Sea consciente de la responsabilidad individual y colectiva con la conservación del medio ambiente, respetuoso de su entorno próximo y de la naturaleza.
Desarrolle autodisciplina académica y social de acuerdo a su etapa de desarrollo que le permita fortalecer todas sus habilidades.
Desarrolle la capacidad de identificar situaciones de conflicto y cuente con  herramientas para enfrentarlos y resolverlos pacíficamente.
Una vez egresado pueda realizarse plenamente y desempeñarse con satisfacción en el ámbito que él o ella elija para desarrollarse.
Constituya una organización, activa que participa en la gestión del colegio con iniciativas que contribuyen a la sana convivencia, al  desarrollo personal y bienestar social y cultural de los niños, niñas y adolescentes de nuestro colegio.
Cuente con condiciones básicas para la organización que estiman conveniente y sirva a los propósitos de la comunidad educativa.

 

EL PROFESOR COLEGIO RAIMAPU:

Comparte los lineamientos del proyecto educativo de nuestro colegio y se compromete con él, cumpliendo con el rol y las funciones que le corresponden en el ámbito curricular y extracurricular.
Cuenta con un sistema de valores que le permitan transmitir y promover la sana convivencia, la solidaridad, el respeto, la empatía, el afecto y la confianza en la persona tanto al interior del aula como en los distintos equipos con los que trabaja.
Se relaciona con sus estudiantes, compañeros de trabajo y apoderados desde el diálogo, la confianza, el respeto mutuo y el afecto, validándose como autoridad pedagógica.
Domina las materias, metodologías y didácticas de su especialidad, dialoga y articula con otros saberes, en forma actualizada y pertinente.
Sistematiza su experiencia pedagógica y reflexiona sobre ella.
Consciente de la responsabilidad individual y colectiva con la conservación del medio ambiente, respetuoso de su entorno próximo y de la naturaleza
Identifica y respeta la diversidad de aprendizajes de sus estudiantes considerando sus capacidades, necesidades, intereses y estilos de aprendizaje y promoviendo climas de respeto y sana convivencia.
Tiene claros los criterios para enseñar y evaluar que promueve el Colegio, incorporando en su quehacer diversas y apropiadas prácticas pedagógicas y evaluativas.
Se interesa y participa de las instancias de perfeccionamiento y capacitación que promueve el colegio  o  en otras propias de su especialidad.
Promueve el respeto a la diversidad creando climas favorables para una sana convivencia.
Se comunica y relaciona de manera asertiva, responsable y oportuna con los diferentes actores de la comunidad educativa. 
Practica y promueve la resolución pacífica de conflictos, mediando para identificarlos, enfrentarlos y resolverlos.
Constituye una organización, activa que participa en la gestión del colegio con iniciativas que contribuyen a la sana convivencia, al  desarrollo personal y bienestar social y cultural de los niños, niñas y adolescentes de nuestro colegio.
Cuenta con condiciones básicas para la organización que estiman conveniente y sirva a los propósitos de la comunidad educativa.

 

EL ASISTENTE DE LA EDUCACION DEL COLEGIO RAIMAPU:

Comparte los lineamientos del proyecto educativo de nuestro colegio y se compromete cumpliendo con el rol y las funciones que le corresponden en el ámbito curricular y extracurricular
Cuenta con un sistema de valores que le permitan transmitir y promover la sana convivencia, la solidaridad, el respeto, la empatía, el afecto y la confianza en la persona tanto al interior del aula como en el trabajo de equipo.
Tiene claridad respecto al rol, y pone en práctica las tareas y funciones que debe cumplir como parte de la comunidad educativa del colegio.
Se interesa y participa de las instancias de perfeccionamiento y capacitación que promueve el colegio o por otras de su especialidad.
Cuenta con habilidades y competencias para apoyar la función docente desde su especialidad de manera coordinada con su equipo de trabajo, aportando de manera propositiva e informada.
Se comunica y relaciona de manera asertiva y oportuna con los diferentes actores de la comunidad educativa responsabilizándose de sus opiniones y de su actuar.
Consciente de la responsabilidad individual y colectiva con la conservación del medio ambiente, respetuoso de su entorno próximo y de la naturaleza.
Constituye una organización, activa que participa en la gestión del colegio con iniciativas que contribuyen a la sana convivencia, al  desarrollo personal y bienestar social y cultural de los niños, niñas y adolescentes de nuestro colegio.
Cuenta con condiciones básicas para la organización que estiman conveniente y sirva a los propósitos de la comunidad educativa.

 

El DIRECTIVO DEL COLEGIO RAIMAPU:

Lidera el proyecto del Colegio, y la toma de decisiones, comprometiéndose con su rol, las funciones y tareas propias de la gestión
Cumple con su rol y ejerce sus funciones de manera responsable, proactiva y eficiente.
Se comunica y relaciona de manera clara, asertiva, responsable y oportuna desde su rol con los diferentes actores de la comunidad educativa, siendo receptivo con las propuestas, aportes o sugerencias de otros actores de la comunidad.
Cuenta con un sistema de valores que le permitan promover y transmitir  la sana convivencia, la solidaridad, el respeto, la empatía, el afecto y la confianza en la persona, al interior de los diferentes equipos de trabajo que atiende y de la comunidad educativa en general.
Se perfecciona en función de su rol y genera políticas y condiciones para promover la capacitación docente.
Diseña y promueve acciones para mantener una comunidad  educativa integrada y participativa, generando condiciones para la organización y participación de los diferentes estamentos.
Diagnostica, planifica, evalúa y genera espacios para la reflexión pedagógica, el diseño de programas, la sistematización del quehacer pedagógico, las prácticas de enseñanza y  la implementación del currículum, que promuevan un mejoramiento de los aprendizajes de los estudiantes. 
Conduce y orienta la implementación del Proyecto Educativo Institucional y sus distintos planes de acción, participando y verificando su cumplimiento.
Orienta y conduce los procesos de articulación entre los distintos niveles educativos, atendiendo a las necesidades y requerimientos.
Promueve  estrategias para la identificación y resolución de conflictos de manera oportuna, efectiva y pacífica entre los diferentes actores de la comunidad.
Constituyen una organización, activa que participa en la gestión del colegio con iniciativas que contribuyen a la sana convivencia, al  desarrollo personal y bienestar social y cultural de los niños, niñas y adolescentes de nuestro colegio.
Cuentan con condiciones básicas para la organización que estiman conveniente y sirva a los propósitos de la comunidad educativa.

LAS FAMILIAS DE LOS ESTUDIANTES DEL COLEGIO RAIMAPU:

Están informadas, comparten y suscriben los lineamientos del Proyecto Educativo y los roles que regulan el colegio como institución educativa
Se comunica asertivamente, de manera respetuosa, sistemática y oportuna con todos los integrantes de la comunidad escolar.
Tienen claridad respecto al rol que le corresponde desempeñar en la formación de su hijo o hija, y en la  propia siendo receptivo con las propuestas dadas por el colegio.
Atienden a los requerimientos relacionados con el desarrollo y el bienestar psicosocial de sus hijos e hijas y la comunidad en general. Posibilitando procesos de desarrollo tendientes a la autonomía, al autocontrol y autodisciplina.
Están organizadas para  contribuir, cautelar y velar por el cumplimiento del PEI.
Participan tanto en las actividades formales curriculares, como en las extra programáticas, siendo un aporte y facilitador de la tarea formativa del colegio.
Constituyen una organización, activa que participa en la gestión del colegio con iniciativas que contribuyen a la sana convivencia, al  desarrollo personal y bienestar social y cultural de los niños, niñas y adolescentes de nuestro colegio.
Cuentan con condiciones básicas para la organización que estiman conveniente y sirva a los propósitos de la comunidad educativa.

(1) Lavín, Del Solar, El Proyecto Educativo Institucional como herramienta de transformación escolar, PIIE
(2)Desde sus inicios el colegio ha funcionado, en la práctica, como una propiedad comunitaria sin fines de lucro. No obstante lo anterior, en términos legales, primero tuvo la figura de Sociedad Limitada pasando luego a la de Sociedad Anónima.
 (3)La Dirección Colegiada está conformada por el Director del Colegio y tres Subdirectores (Primer Tramo, Segundo Tramo y Enseñanza Media) y desde 2001 es elegida en votación secreta por el equipo docente. La Dirección Colegiada en conjunto con Orientación e Inspectoría General, conforman en el Equipo de Gestión.